Editadas

Por Érika Montesinos Urrea. Periodista digital, activista y coordinadora ejecutiva de rompiendoelsilencio.cl

Acaba de entrevistarme un joven periodista para un canal de TV. Él me conoce hace tiempo, desde que era estudiante y lo ayudé con algunos trabajos en su universidad. Él sabe que coordino y dirijo una organización lésbica desde hace muchos años y sabe del trabajo que hemos venido realizando con mucho esfuerzo. Si él no tuviera todos estos antecedentes, difícilmente hubiese recurrido a mí para plantearle nuestra posición al tema que estaba reporteando que era la inclusión laboral de las personas de la diversidad sexual.

Esta situación, al parecer normalizada y que muchos justifican con una “carencia” de estrategia comunicacional, es algo que se presenta en todos los ámbitos en los cuales las mujeres nos desenvolvemos. Profesionales que tienen mucho que aportar con su visión y profesionalismo quedan desplazadas de los micrófonos y peor aún, editadas de una manera hasta risible en el ámbito de la política y las comunicaciones. Y menciono esto porque con mucha rabia tuvimos que enviar cartas a los editores de los canales de TV para que eviten “editarnos” de una manera vergonzosa de los reportajes televisados. Y es que ni siquiera es que nos editen: después de haber apoyado en algunos de sus reportajes con testimonios, datos, cifras, el editor simplemente decidió que un “rostro” masculino era más atractivo para el rating. Justificaciones iban y venían de parte de los periodistas (jamás del editor). ¿Cómo podemos cambiar esta lamentable realidad?

Lesbianas_al_frenteSer vocera, líder de organizaciones sociales, no es fácil. En una sociedad que valora los liderazgos masculinos, el movimiento LGTBI no está ajeno a esta penosa realidad. En Chile las organizaciones de la diversidad hemos dado pasos importantísimos en la obtención de derechos y en la visibilización de nuestras peticiones; sin embargo, los rostros de buena parte de esos avances han sido hombres. Nosotras hemos tenido logros comunicacionales como aparecer en la portada del diario La Tercera (ver reportaje  “Las lesbianas quieren su lugar“) un tiempo atrás y varias campañas e incluso incidencia legislativa, para lograr la ansiada visibilidad política. Porque tenemos mucho que decir como mujeres que se plantean desde la diversidad, mucho que aportar, mucho que reflexionar.

La invisibilidad cuestionada, a veces no parece ser tal. Siempre hemos estado presentes, en toda la historia de los movimientos. Sin embargo, quedamos relegadas a un olvido impuesto como todas las mujeres en la historia. Se ven luces, muchas. En diferentes ámbitos. Pero aún falta mucho todavía para que los paneles sin hombres y con mujeres sean una realidad más continua en los medios de comunicación como líderes y voceras políticas de una variedad de organizaciones, las que merecemos todas quienes convivimos en esta sociedad.

 

 

Twitter: @ErikaMontecinos
Perfil de Érika en Hay Mujeres